Michael Friedlander en su estudio con mis pinturas de Tarzan.